martes, 26 de enero de 2016

Paprika

Se encuentra en la capital gastronómica de nuestro país. Con un ambiente muy cómodo y versátil, Bastante espacioso y con la posibilidad de disfrutar la comida al aire libre. Contiene un menú muy variado tanto en su comida como en sus bebidas y postres.

El platillo escogido en esta oportunidad fue el Filete de Avestruz, un elaborado plato con esta exótica carne, emparejado a una salsa curry con piña y un acompañamiento de quinua negra con queso rallado, adornado con cuidado con un par de tomates cerezos. Finalmente y de postre, Tiramisu para D y Creme Brulee para C.





D: Sinceramente este es el primer restaurante gastronómico que pruebo en Cochabamba, gastronómico como tal claro, excluyendo a la casera de los chicharrones. Ya estoy acostumbrada a la mirada que te dan los meseros al notar tu edad cuando entras a un lugar como este, onda "no hay pan  duro señorita" jajaja así que con eso pueden saber que tiene un aire elegantoso y de "acá le cobramos por el agua también". Mas allá de eso esta perfecto para una cita relativamente casual.

La variedad de su menú es verdaderamente sorprendente, con alguna opción en cada sección que uno quiere probar, volvería solo para saber que chuchas son algunas de las cosas que leí en el menú y sinceramente la mano del chef es excelente. Ahí vamos con la opinión de la comida, la combinación de sabores lograda en el plato y la armonía con la que se mezclaba, en especial, el curry con la exótica carne de avestruz era increíble. Solo puedo describir la carne de avestruz como una mezcla de carne de res, con pescado y una textura un poco mas chiclosa sin ser desagradable. La quinua estaba muy bien preparada y el queso le daba el sabor exacto para ir con los demás elementos en el plato.

El postre estaba muy bien preparado, no se mucho de Tiramisu pero era excelente, un poco dulce pero bien equilibrado, la única critica es que yo lo serviría frió en una ciudad con el calor infernal que a veces hace allá.

También me pedí un mojito, para mi el mojito es la medida de un restaurante de que tan bien preparan sus cócteles, tal vez solo es idea mía, pero el mojito me parece un trago sencillo pero lleno de detalles, que bien preparado puede hacerte brillar los ojos. En este caso su mojito deja mucho que desear, pero probablemente debería volver un viernes en la noche para conocer las especialidades del bartender.

C: Siempre quise comer en un restaurante así, desde que tengo memoria, y en general puedo decir que fue una interesante elección, y me esperaba un poco más. Prefiero un lugar con una cantidad de gente dentro del establecimiento debido a que, como a muchas personas, les llama la atención un lugar con clientela por la percepción que uno recibe. La atención de los meseros fue relativamente buena, aunque no estoy acostumbrado me pareció atento y amable. 

Antes del filete, ambos recibimos una 'entrada' de ensalada, que era sencilla contaba con lechuga, tomate, cebolla, nabo y aceituna. Una cantidad normal ni exagerada ni escasa.

En el platillo principal, contaba con un buen corte de la carne de avestruz bañada en una salsa con piña y una porción de quinua negra. La carne tenia una consistencia suave y bien cocida con una porción roja en el centro de ella, y la salsa era muy dulce, exquisita a mi parecer. La quinua me pareció un buen acompañamiento aunque el tipo de queso y la poca cantidad de el mismo sobre la quinua no surgía entre el sabor de la quinua, solamente era un adorno. 

El postre que escogí fue bastante peculiar, no era bastante dulce pero si una buena cantidad y de consistencia esponjosa, algo parecido a otros postres que suelo probar casualmente pero no demasiado dulce. Quede satisfecho con la cantidad y la presentación, aunque no me sorprendió. 

Puntuación final: $$$$ en precio, ***.5 en general, esta bien para una reunión de amigos después de medio año

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada